lunes, 26 de julio de 2010

Acerca de un cadaver.

Acerca de un cadáver.

Para cuando la muerte llegue a mi cuello
estará la cuerda al aire,
mis pies no tocarán el suelo.

Será silencio en algún lado,
el escándalo en las afueras,
moriré, lo haré en este cuarto.

Para cuando la muerte llegue a mi pecho
estará la bala irrumpiendo en mis latidos,
cegando mis sentidos,
ahogándome la vida en cada aspecto.

Será un suspiro en algún lugar,
la tristeza en sus cercanías,
moriré, lo haré sin vacilar.

Para cuando la muerte llegue a mis manos
habrá de pasar una navaja por mis venas,
quedará en mí piel la marca de mis pecados.

Será un charco en algún sitio,
un final y despedida anunciados,
moriré, lo haré sin dar aviso.

Para cuando la muerte llegue a mi encuentro
seré quizás un niño,
seré quizás un viejo.

Quedará de mí un cadáver,
un cuerpo y solo eso,
nada que deba preocuparles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario