viernes, 11 de junio de 2010

Recrearme en tu agonía.

Recrearme en tu agonía.

Para que cuando abra los ojos existas tu…
en ese remolino de sangre sobre el suelo,
con la piel expuesta…
y el corazón aún palpitante.

Quiero ese último aliento,
cada gemido que se libera despacio…
mientras se rasgan uno a uno los pulmones,
y la vida escapa estirando cada musculo en la mano.

Tus pupilas ya pintan paraísos sobre el techo
mientras los dedos graban sus últimas impresiones en la tierra.

No hay cielo amor mío si lo buscas en el techo,
porque el techo es solo el subsuelo de la tierra más arriba,
esto es el infierno… y por debajo queda el limbo.

Te iras despacio y en silencio,
se cerrarán tus ojos por completo…
y estarás perdida para siempre,
para siempre y para siempre.

Te regalaré un cuchillo con buen filo
para que en un descuido encuentres tu descanso,
para que cuando abra los ojos existas tu…
en ese remolino de sangre llamado vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario