viernes, 21 de mayo de 2010

Poema sin título 22.

Poema sin título 22.

Amo tus labios y su dulce suavidad
cuando al besarme murmuras mi paz,
y pides a gritos despojarnos de todo
hasta que solo nos quede la piel desnuda.

Este soy yo en tus cercanías,
caminando a tu encuentro,
buscando tus brazos,
encontrando tú ombligo.

Este soy yo contigo,
explorador de tus valles,
aventurero de tus misterios,
habitante de tu espacio prohibido.

Somos nosotros los jugadores
de este juego de amores y sexos,
aparejadores de lo cóncavo y convexo
suspirando en un espacio y sus alrededores.

Este soy yo fundido en ti
contemplando un reloj inmóvil
de minutos perecederos.

Y te miro.

Esa eres tú sin más,
maravilla de la vida…
y al tiempo su guardián.

Esta, eres tú latiendo un poco en mí
y dándome la vida entre tus piernas,
dándonos la vida en cada aspecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario