domingo, 30 de mayo de 2010

Drama, teatro y actuación.

Drama, teatro y actuación.
(Acerca de la vida y la memoria)


Ha caído el telón sobre una obra inconclusa,
los actores han sido relegados al olvido
de un acto final inexistente en el escenario,
todo termina y no hay aplausos.

Cargamos a cuestas el guion de nuestros días
en constante repetición en la memoria,
el tiempo no pasa y nadie muere,
no hay descansos ni decesos en la obra.

Una y otra vez los disfraces,
todo son las mascaras en los rostros,
de nuevo aquel falso maquillaje,
comienza la escena y somos nosotros.

La vida es drama y teatro,
somos actores eternos,
hipócritas bien entrenados
siempre fingiendo amar lo verdadero.

Un paso sigue al otro,
palabras, murmullos… gritos,
no hay aplausos ni abucheos,
solo palabras al margen… y autocritica.

“Quizá si hubiera…”
“¿que tal si entonces…?”
cuanto drama, cuanta miseria.

El espectáculo continúa,
no hay ganancia ni una placa,
las representaciones poco importan,
todo… es un juego mal jugado de memorias.

Escena uno, línea dos,
entra Romeo, Julieta huyo,
quedan los testigos indirectos,
no, de nada sirve eso al corazón.

Somos actores, directores, público y guionista,
la vida es una constante obra de amor y desamor,
no hay premio a mejor villano y nunca hay un mejor actor,
todos somos todo en algún contrato, es la vida que nos tocó.

No, no hay finales en la memoria,
solo culpas e infinitos de posibilidades,
una repetición cíclica de la vida y culpas…
escrita en base a la razón y el corazón.

No hay reverencias ni agradecimientos,
viene ahora la segunda representación.
El telón decae y la vida continúa…
con su teatro en la memoria sin razón.

-Acerca de la vida y la memoria-

No hay comentarios:

Publicar un comentario