jueves, 13 de mayo de 2010

Abandonados.

Abandonados.
(Acerca de los condenados)

Abandonadas las esperanzas…
ya solo queda un mañana,
el momento de morir,
la despedida…y nos vamos.

Nos vamos despacio
con el silencio como amigo,
fraterno hermano de la soledad
que nunca abandona nuestras manos.

Nos queda si acaso una sonrisa,
pintar buena cara a lo que viene,
una mascara al final para morirse,
la derrota… tiene un rostro.

¿Será que el espejo me sonríe?

Si tan solo fuera grata su sonrisa
quizás sería menos solo y más bonito,
pero al final hasta el espejo muere…
cuando sus pedazos yacen fragmentados.

Hemos perdido la esperanza
tras la cruenta batalla con el tiempo,
no nos queda regodearnos,
solo nos queda un vacio sentimiento.

Hoy vengo con las manos abiertas
y una sonrisa fingida en el rostro,
vengo con el tiempo encima…
y un calendario a modo de recuerdo.

Es la hora, el minuto y el segundo,
lo es ya todo para hacerse nada,
una memoria más del abandono.

Así se termina y así se acaba, la vida…
se escapa en una sonrisa rota
frente a un espejo regado por el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario