sábado, 17 de abril de 2010

A la espera.

A la espera.

Estoy… a la espera de tus pasos,
aquí en este rincón oscuro
donde el corazón ha hecho nido,
en esta parte olvidada de luz…
donde tu nombre se ha vuelto todo.

Estoy aquí en la orilla del mundo
que entre dedos nos hemos creado,
lejos del resto común y su palabra
que es solo ruido en nuestros oídos.

He construido para ti mi mundo
donde tu eres el resto de las cosas,
y estas aquí, aquí en mi pecho guardada,
guardada… y a la espera, siempre a la espera.

Cuento las horas hasta llegar a la tuya
donde mi pecho estalla en deseo,
ese deseo desbordante de saberte
entre nosotros, las paredes y los sueños.

Estoy aquí, a la espera de tus horas
cuando convertida en paloma eres mensajera
trayendo a mi corazón la paz de tus manos.

Y entonces, los latidos abordan el silencio
y existes, existes en mi pecho en este nido
donde guardadas tus palabras hay un mundo,
sí, este mundo que es tan tuyo como mío.

Y estamos… siempre a la espera del otro
en este espacio de palabras sin tiempo
donde hemos bordado los cimientos de una vida.

-A la espera-
Para Jessica Kuong:
Grácias por hacerme soñar.
Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario