sábado, 24 de abril de 2010

Consumirse es morir.

Consumirse es morir.

Me consumo,
soy la vela y soy la flama,
solo un fragmento de luz…
que se consume entre las sombras.

He nacido de una chispa
y en el humo moriré.

Soy si acaso la belleza…
de un tono que marchita
tras el vaivén de un suspiro.

Mírame,
mírame en mi eterno movimiento…
cuando el viento pasa y me toma de la mano,
mírame despacio y en silencio,
que así mismo de la mano del viento se va tu vida.

Soy la vela y me derrito,
me termino despacio y en silencio,
se me agota el tiempo entre las sombras…
y muero, simplemente… me muero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario