miércoles, 3 de marzo de 2010

Recordarte bajo la lluvia.

Recordarte bajo la lluvia.

Hoy que la lluvia cae despacio… te recuerdo,
recuerdo las horas marchitas entre las manos
y el paso lento de los segundos en las esquinas
buscando callejuelas alternas para hacerse olvido.

Te recuerdo sin ganas y con el reloj en el brazo
acosado por la mirada impertinente y poco grata
de quien busca lejanías en vez de acercamientos.

No eres bienvenida.

Aún nos quedan los silencios para morirnos juntos
el uno en la memoria del otro al compas del latido,
nos queda la sangre en las venas a plena ebullición
cuando las ausencias no son sino el recordatorio de un faltante.

Incineraré cada gota escapada de mis ojos ante la lluvia
Y cabaré en el patio la tumba de tus caricias y tus besos,
borraré todo rastro de tu existencia en esta vida mía…
y diré adiós moviendo la mano despacio al enterrarte.

Hoy nos queda solo un hueco en el pecho
y el faltante de las horas perdidas inexistentes,
nos queda la lluvia tras la ventana y la lejanía,
pero aún en el silencio… este corazón duele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario