jueves, 25 de marzo de 2010

Frágil.

Frágil.

De ti recuerdo la fragilidad de tus brazos
que se rendían tiernos a un abrazo calmo,
el sabor de tus labios cálidos dispuestos
a ese beso añorado de los míos inciertos.

Recuerdo el tiempo, promesas y palabras,
las lágrimas rotas y el viento en tu cabello,
recuerdo mirarte de reojo y reconocerte
cuando tus manos buscaban no soltarme.

Diría entonces que recuerdo mucho,
pero si lo pienso entonces faltan partes,
me faltaría por ejemplo el recordarte…
entre mis brazos esa noche al desearte.

Y es que tu eras frágil y yo un descuido,
alguien burdo que no merecía ni tocarte,
éramos la totalidad en grupo unido…
pero sin posibilidad alguna de quedarse.

-Frágil-

No hay comentarios:

Publicar un comentario