miércoles, 3 de marzo de 2010

Cuando un niño no lee.

Cuando un niño no lee.

Por las calles vacías camina embustero
el recuerdo de alguna fabula y su historia
que nunca ojeada siquiera, se desvanece,
se evapora entre las sombras de un estante
entre el polvo del olvido y la agonía de una muerte.

Se levantan las princesas añejas de arrugas
a la espera de un príncipe que murió a primera pagina
y jamás llego siquiera a existir en la memoria de la segunda,
todo es tan absurdo en la existencia de un lugar inexistente
que entre hojas fue un intento de vida jamás consumado.

Y el escritor sigue a la espera con la mano extendida
y la voluntad henchida en el deseo infinito de jalarnos…
a su mundo alterno de fantasía que busca hacerse parte nuestro.

Dónde mueren las letras no leídas, sino en la conciencia del futuro
donde el presente marca en cada noche la falta de un recuerdo,
que triste es todo ello cuando el peso de la luna sobre las calles
te marca el vacio de una fantasía y el corazón añora lo que nunca quiso.

Y la princesa sigue ahí a la espera…
con el suero en las manos y la muerte a cuestas
agonizando en un estante, esperando a que la leas.

Es la muerte amigo mío,
es la muerte cuando un niño no nos lee.

-Cuando un niño no lee-

No hay comentarios:

Publicar un comentario