lunes, 22 de febrero de 2010

Algo de mi arrogancia. (Soy)

Algo de mi arrogancia. (Soy)

Soy un fragmento de la nada que busca ser más,
un humano poco común que existe incomprendido,
incomprendido y amordazado, amagado por el mundo.

Soy un fragmento de sol aún encendido que se aferra a vivir,
una explosión contenida que sabe que puede expandirse
y borrar todo de una sola vez y para siempre,
soy… la parte prohibida del comportamiento normal,
una bomba a la espera de estallar en miles de fragmentos vivos.

He estado obedeciendo a la bondad que me dijeron que debía obedecer,
pero ha sido cansado y poco útil además de un fastidio,
todo tiene un límite y yo comienzo a llegar al mío, solo puedo pensar en libertad,
libertad para ser como soy y sin esconder lo que me obligaron a esconder,
libertad para volarme los sesos si me da la gana o cortarme las venas si yo quiero.

Soy el viento, cambiante y como una caricia a ratos y un tornado de vez en cuando,
soy el fuego, apasionado y temible, creciente si me dejan y cálido si me necesitan,
soy la tierra, centrado más no inmóvil o incapaz de hacer daño,
soy el agua, capaz de adoptar la forma del recipiente que me contiene y a la vez…
soy un excelente catalizador y mantengo la calma de las olas y al mismo tiempo su tempestad.

He sido tanto y a la vez tan poco, tan infravalorado y excesivamente usado,
soy la herramienta más adecuada para cualquier situación, perfecta y hermosa.

He visto a los niños sonreír unos con otros en sus juegos y yo…
yo he estado preguntándome porque yo no puedo sonreír como hacen ellos
¿Porque mi corazón no late al ritmo del de ellos que son más simples?
Quizás sea por el hecho de que yo jamás he podido comprenderlos.

Soy el hijo mal amado de un hombre absurdo que sabía jugar sus cartas,
el hijo de una mujer ingenua que creyó en la gente incorrecta y en el dios erróneo,
el hermano menor de un chico egoísta que no fue sino un convenenciero engreído,
el hermano mayor de un inocente que sufre la agonía de las malas decisiones de otros.

Soy el hijo mal juzgado que siempre ha estado ahí y que nunca ha esperado nada a cambio,
el hijo que aprendió a proteger sin derramar una sola lágrima durante la tortura,
el hijo que aprendió que la vida era mejor sin vínculos emocionales o intereses personales,
el hijo que aprendió a ver por los demás sin ver por el mismo o su propia salud mental.

Soy un as en la manga que de nada sirve si no se sabe usar a tiempo,
soy la persona más apta para ser un todo, pero al mismo tiempo la más apta para ser nada,
soy el mejor amigo, hermano o casi hermano que siempre esta y al que siempre olvidan,
soy la persona que odia esperar, pero que espera siempre a los demás.

He visto a las personas tomarse de la mano y decir que se aman una eternidad,
pero yo de amar entiendo muy poco o casi nada y no tolero mucho que me toquen de más,
soy como un robot con inteligencia artificial, comprendo y aprendo, pero no se como amar,
he observado tanto y clasificado todo, pero no es lo mismo tocar que ver, y yo solo veo.

Soy el chico que intentando encajar ha comprendido que eso jamás será,
porque encajar es complicado, y más cuando uno no es ni mínimamente normal,
soy un caos energético si lo pienso bien, un minuto no me muevo y al otro no me contengo.

Soy el abrazo cálido de un amigo y la protección de un padre, la calma y la tormenta,
soy el enemigo sin el cual la vida no es ni remotamente buena o divertida,
el enemigo que sabes que te sabe y que sabes bien que no puedes engañar.

He intentado comprender los silencios y aprender de los momentos,
pero al parecer aprendí más del silencio y la soledad que de no matar momentos,
soy un caso extraño de un hombre que sabe entender lo complicado pero no lo simple,
soy… ingenuo en ocasiones donde se supone no debería poder serlo, soy un caos.

Yo… yo soy arrogante y engreído, narcisista y pesado, odioso y grosero,
un anti caballero según muchas, un ogro según otras tantas y un amargado,
y de todo ello… nada es real porque puedo ser como quiera sin problema,
así pues he sido llamado un caballero, un niño lindo y…
uno de esos hombres de los que ya no quedan muchos porque se están extinguiendo.
(Quizás soy todo eso, quizás no soy nada, todo esta en lo que sea la persona que lo dice)

He mirado las estrellas mil veces buscando una sonrisa amiga que haga la diferencia,
pero la vista muestra siempre la misma sonrisa fingida de quien algo necesita,
he visto entonces el espejo y he encontrado mi reflejo sereno que no muestra nada,
ni la sonrisa vacía ni la ira contenida ni el dejo de amargura que antes mostraba,
mi reflejo es tan perfecto que da miedo pensar que quizás ya he muerto.

Soy el resultado de los errores de mis padres y su propia inmadurez a la par
de los prejuicios de personas que no valen ni un pepino en el manto de la humanidad,
soy el resultado de mis propios errores y las malas decisiones que tome pensando en los demás,
soy y he sido siempre mi prisión y mi verdugo, más nunca prometí que siempre sería igual.

He visto a los ancianos con su aceptación a la muerte y yo lo comprendo,
tengo 83 años o al menos así me siento cada día que pasa en este mismo lugar,
así mismo veo a los jóvenes con su miedo a la muerte y se…
que morir no me importa, la muerte es quizás para mí el mejor mal de la humanidad,
todos morimos, ¿porque he de temer a algo que esta escrito desde tiempo inmemorial?

Quizás estoy enfermo, eso es lo que han dicho muchas personas años a tras,
pero que más da si es o no cierto, de todas formas nada cambiará, me gusta como soy.

Alguien me dijo alguna vez que sería un excelente padre de familia,
pero eso no es realmente algo que alguien pueda decir si no tiene pruebas de verdad,
así mismo me dijeron hace tiempo que sería un excelente jefe por mi fría manera de actuar,
pero nadie debería juzgarme sin saber… que no hay nada que yo haga sin tener un plan
o incluso unos cuantos planes más por si me falla el principal, exagerado, pero odio fallar.

Soy el hijo que desobedeció al padre y aprendió sus propias reglas para jugar,
el hijo que desafió al padre de forma directa y aprendió que no debía de callar,
el hijo que usa a la gente como herramienta… pero que a su vez los protege de todo mal,
soy… el hijo imperfecto en todo aspecto, pero el único que se atreve a poner al padre en su lugar.

He visto el sufrimiento y me he confundido de forma excitantemente extraña
pues yo solo no se definir correctamente lo que esta bien o lo que esta mal,
solamente se lo que me gusta… y aquello que honestamente me da igual.

He visto sangre muchas veces y he curado las heridas con sumo cuidado,
pero no puedo negar o esconder de vez en cuando… que se me antoja ese sufrimiento,
que me gusta ver las cosas sangrar poco a poco y muy despacio hasta el final
o que muchas veces he sonreído por lo bajo al ver a una persona llorar un mar.

He sido protegido por las mujeres desde que mi memoria funciona,
pero así mismo he protegido mujeres sin pararme a pensar,
no tengo deudas pendientes con ninguna de ellas, ninguna se queja de que hice mal,
soy perfecto amante si me permites no jugar a amar y te conformas solo… con tener mi amistad.

He estado pensando en mi error al intentar encajar y ahora lo comprendo todo,
¿Por qué debo seguir reglas que no son las mías ni coopere para elaborar?
¿Por qué debo ser o hacer lo que hagan los demás si no soy ellos ni me interesa tomar su lugar?
Soy diferente en todo aspecto y no me da pena, soy un revolucionario, me gusta conquistar.

Decía mi madre que ser pacifico es la solución, pero yo no creo eso de que la paz sola llegará,
nunca he sido creyente de ello, yo prefiero ser motor y asegurarme de que las cosas pasarán,
me gusta dar guerra, me gusta mi sarcasmo y mi manera odiosa de provocar,
amo la ironía… y la ironía me ama sin igual, soy cruel, me gusta jugar.
(¿Por qué esconder lo que soy si lo amo de verdad?)

Soy el traje amable de un ser que no conoce el bien o el mal,
soy la farsa más grande que ha existido, me dieron un nombre y me hicieron actuar,
pero yo no necesito un nombre, me da igual como me puedan llamar.

Mis habilidades nunca han estado bien definidas, puedo cambiar mi forma de ser,
puedo imitar, mentir y actuar según sea el caso o dependiendo del lugar,
soy la persona que puede fingir comportamientos, pero que no puede fingir amar.

He sido dicho un genio a la par que un desperdicio, un frío a la par que un sol,
he sido dicho de tantas maneras contrapuntantes… que solo puedo decir que ninguna soy,
soy solo el todo que se mueve en la nada, fuera del alcance de los demás por siempre,
soy la pieza faltante en el fin del mundo y a la vez la parte inicial del mismo.
soy dios y el diablo jugando a ser la nada en el medio del todo.

¿Dónde esta ella? Hace tiempo se que alguien debe pararme los pies pero…
inclusive yo mismo no he podido generar a mi ejecutor a pesar del tiempo,
soy demasiado aún para ser detenido por alguien en esta vida.

Hace tiempo alguien dijo que mi mente no era normal y tenía razón,
mi metabolismo es más veloz que el de la mayoría y por ello soy un fastidio,
porque todo tiene una razón, un objetivo y una raíz profunda,
así mismo todo tiene una explicación de una forma u otra, es por eso…
por lo que la gente se harta de mí, porque todo es curiosidad y explicaciones.

Soy quien no presume de inteligencia sino de agilidad mental,
porque no es lo mismo la una que la otra, sin embargo… yo prefiero agilidad.

He estado callado mucho tiempo y dormido en el fondo de un cajón
intentando aprender a ser humano y bajo el pretexto de no hacer daño,
pero justo ahora… quiero venganza, quiero apretar el mundo entre mis manos
y ver como se desangra poco a poco mientras muere sin poder hacer nada,
quiero la muerte real y la vida en una sola, quiero las lágrimas y el sufrimiento,
quiero el tiempo y la eternidad ya sea para bien o para mal, lo quiero todo aquí.

Soy el hijo de dios que se negó a ser fiel en el cielo y cayó de su gracia,
soy el hijo de dios que al caer de su gracia fue con el otro caído y en vez de ayudarle…
se opuso a el y al mismo tiempo a su propio padre, así pues y por lo tanto…
soy el hijo doblemente traidor que mora en el infierno más real a la espera.

Soy quien espera un abrazo y un beso o quizás el reconocimiento…
de quien en su muerte le diga de frente “yo te he matado”
y así en la tierra como en ambos infiernos… yo soy yo,
diferente de todos, pero humildemente perfecto.

Soy vida y muerte, soy todo y nada en el universo eterno que se acaba,
soy un dios y al mismo tiempo un simple insecto porque no hay dios mayor que yo,
porque no hay un yo mayor que dios o que sobrepase a un insecto.

Definir mi nivel de enfermedad sería complicado justo ahora,
pero basta con decir… que mi arrogancia tiene su razón de ser
y que esta… esta perfectamente bien fundada,
después de todo… yo soy yo y se lo que valgo en cada instante
así que desde ahora… todo el mundo puede irse al infierno,
seré tan cruel como me de la gana serlo, y esto…
esto es solo el principio del final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario