martes, 16 de febrero de 2010

Acerca del corazón y sus asuntos.

Acerca del corazón y sus asuntos.

Una palabra tras otra y ya son muchas,
que poco valen las letras que no se aprecian
cuando el corazón que habla es solo uno
y nunca es igual al otro que lo escucha.

Tristemente la vida continúa su paso
bajo la marcha forzada de la horas
que en su siclo constante…
día a día nos carcomen despacio.

No hay sino un dejo de alma en esta concha
que aún pretende caminar y moverse,
la vida es tan extraña después del amor
y nada tiene más sentido que el que tenía.

Los ojos miran de forma distinta y a la vez distante,
todo cambia tan drásticamente que nada parece real
a pesar de que alguna vez antes de amar… lo era.

Me pregunto como es que algo así nos cambia
y nos trastorna cuando vuela lejos de las manos
para perderse entre las olas de otro amor más apto.

Si tan solo pudiésemos mandar en el corazón del otro
quizás evitaríamos las lágrimas perdidas de una noche en vela,
pero el corazón no se controla ni se deja, solamente se soporta,
y a veces… ni siquiera la razón le sirve de ayuda a uno mismo.

Y es que el corazón es tan extraño a ratos
que no bastaría un sabio bien informado para entenderlo,
pero si quizás un abrazo bien dado para calmar sus ansias
y aliviar así la mayor parte de sus posibles miedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario