jueves, 21 de enero de 2010

Tras el derrumbe.

Tras el derrumbe.

Derrumbados los muros
han caído al abandono las ideas,
los sueños deseosos
y las buenas maneras.

Quedan quizás escombros
de una utilidad efímera,
tristes fragmentos de algo
que entre las manos se hizo incierto.

Cesaron los placeres bajo el encanto
de los muros colapsados sobre el tiempo
y todo murió esa noche en el silencio.

Tras el derrumbe solo quedan…
el fuego encendido y los gritos infames,
los ojos secos de tanto llorar…

Y un hueco en el pecho
donde alguna vez estuvo el corazón.

-Tras el derrumbe-

No hay comentarios:

Publicar un comentario