jueves, 21 de enero de 2010

Rendición.

Rendición.

Cargo sobre mis hombros la cruz
con el peso de mis culpas y mis errores,
mala suerte dice la gente al verme,
pero la mala suerte no es sino una excusa
de la verdadera razón de mi castigo.

(Ese error llamado tú…
que has sido a tu vez mi rendición.)

Rendirse es morir un poco
y evitar la fatiga de un camino espinado de ti,
rendirse es opción, aceptación
… y el fin.

Me rindo ahora sin decir más,
me rindo y solo eso,
así, simple y llanamente…
me rindo y digo adiós y no hasta luego.

Venga lluvia y fuego ya no importa
sino tirar a morir para soltar el peso,
tirar a morir es caer muerto.

Enfermizo destello de sombras
sobre la aureola de la pureza
donde mis ojos se han cerrado,
ya no creo más en esa mierda.

Me rindo al tiempo y al espacio
donde no hay cupo para lo eterno,
me rindo, aquí y ahora… lo hago.

Cargo sobre mis hombros…
tu recuerdo y mi muerte,
la rendición absoluta y una pala…
para enterrarnos juntos y olvidarnos.

-Rendición-

No hay comentarios:

Publicar un comentario