sábado, 19 de diciembre de 2009

Poema sin título 6.

Poema sin título 6.

Sobrepasando la barrera de tus pechos
he plantado el beso de mi amor en la firma de lo nuestro
mientras tu ropa cedía a la gravedad su propio peso.

Poco a poco las manos marcaron su camino
a través del mapa de tu cuerpo desnudo
donde mis sueños recorrieron tantas veces
el deseo de tus lugares prohibidos.

Que fresca la caricia primera
y el roce de mis dedos por tu espalda,
que belleza la claridad de tus ojos
y esa sonrisa tiernamente dibujada.

Centímetro a centímetro tu piel
en el resplandor de mis miradas deseosas
de arrancar a cada fragmento de tus temblores
el sorpresivamente esperado suspiro de tus amores.

Que suave el beso y ligero tu peso
sobre mi cuerpo que ansioso te espera
y espera el movimiento del vaivén de tu cuerpo.

Que grato el encuentro de mis manos
con tus caderas embonando perfectas,
que frágil y a la vez tan hermosamente resistente,
que maravilla la calidez de tu cuerpo entero desintegrándose
al sentirme poco a poco en sus adentros.

Que placer, que placer, que placer,
cada movimiento ya sea rápido o muy lento
ha sido grato y ha sido igualmente bueno.

Desbordando entre tus brazos mis amores
he visto al mundo moverse más despacio,
que dicha el tenernos abrazados,
que dicha ha sido el habernos encontrado.

Hoy no puedo sino mirarte con más amor
y agradecer cada segundo de tu ser tan especial,
hoy, hoy solo quiero contemplar tu desnudes…
sin pensar en absolutamente nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario