miércoles, 16 de diciembre de 2009

Poema sin título 4.

Poema sin título 4.

Como el otoño y el invierno vienes vestida,
con ese andar de flores que se mueren
y que al corazón avisan que te vas
en el blanco ocaso de un final.

Todo serán recuerdos de los dos
hasta que en mi corazón caiga la ceguera
y mis manos busquen a tientas cada lágrima
mientras me muero un poco por tu ausencia.

No, no me preguntes más si yo estaré bien
porque no sabría sino mentirte y asentir
con esta cabeza que ahogaría en sus ojos
cada gota salina de mi deseo de no perderte.

El tiempo será tan largo lo se,
pero será apenas un fragmento
de todo lo que quizás pudo llegar a ser
contigo a mi lado para festejar los días.

No, no hay placer en las despedidas
ni una forma fácil de tomar y soltar
las manos que al compás de un adiós
se pierden lejanas en algún lugar.

No habrá días completos
ni noches sin pensarte,
no habrá nada más que el viento,
solo esta maldita soledad para embriagarme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario