lunes, 16 de noviembre de 2009

Tu libertad.

Tu libertad.

Más allá de las mentiras del amor
donde la falsedad de los sentires
es la razón de tu ceguera emocional,
yo te entrego de mis manos la libertad.

Ya no es necesario esconderlo
porque aunque tú ya no me ames,
este corazón jamás te dejará de amar,
y es por amor que te dejo en libertad.

Te veré irte con la lluvia en tus ojos
recordando en cada lágrima
nuestra antiguamente bella felicidad,
Y sin decir nada, te dejaré marchar.

Extrañaré cada caricia y cada beso
más seré feliz si en algún momento
alguien en el camino me dice
que tú de alguna forma llegaste a serlo.

Porque tu felicidad siempre será la mía
y en tu libertad hay una parte de ella,
es por eso que te dejo ir sin más,
y sin decir nada para impedir tu libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario