lunes, 23 de noviembre de 2009

Mentimos.

Mentimos.

Escapamos…
en una mentira disfrazada de verdad,
la realidad alterna preferible
y más tangiblemente correcta para uno mismo
o inclusive la más correcta al fingir hipócritamente
que pensamos en proteger algo o a alguien más.

Mentiras,
la vida es ello en su mayoría,
fragmentos irreales de la nada
que decimos que existe o existió
quizás por conveniencia, quizás por amor
o quizás otras tantas, por simple temor.

Mentimos…
Ya sea con descaro, ya sea con el corazón,
pero una mentira es una mentira
y siempre tenemos todos la elección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario