domingo, 15 de noviembre de 2009

La promesa que persiste.

La promesa que persiste.

Recuerdo siempre a diario esa promesa,
cada noche tu voz que aún desconozco
como un cántico suave me la recuerda,
esa promesa que hice ante la luna llena.

Aún escribo,
pero ya no tanto ni tan lindo,
mis palabras ahora son solo eso,
el eco moribundo del pasado irrepetible.

Extraño parte de ese pasado,
la parte donde estabas tú para ser exacto.

Hoy las palabras que tengo son para ti,
un regalo del recuerdo que intenta perseguir
siempre deseoso quizás de un leve reencuentro,
pero solo es parte de la mentira de un gran sueño.

Hoy escribo para ti luna mía
que tan simpáticamente asomas en el recuerdo,
ese recuerdo que tanto quiero.

Soy ahora un poco menos complicado,
un cuanto menos encantador,
un poeta casi muerto,
pero persiste la promesa hecha
y con ella el sentimiento.

Soy fiel a tu recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario