lunes, 9 de noviembre de 2009

La muerte del poeta.

La muerte del poeta.

Sucedió un día de cielo gris
que en algún lugar murió un poeta,
callaron los pájaros ese día entero
pues ante un poeta jamás basta
con guardar solo un minuto de silencio,
cayeron de los árboles las hojas
que en el suelo algo escribieron.

Escrito estaba sobre el suelo
el último gran poema que el poeta
en su vida nos había regalado,
era su nombre y solo eso,
pues las hojas el viento había acomodado.

Es del poeta el espirito del viento
un amigo al que todo poema el ha comunicado.

Descanse en paz el amigo poeta,
siempre pensando con los ojos cerrados
la idea clave del último y más nuevo poema.

Sí,
descanse en paz el poeta
siempre con su pluma en la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario