martes, 17 de noviembre de 2009

La ciudad y tu recuerdo.

La ciudad y tu recuerdo.

Mirando al cielo vi tus pasos en el recuerdo,
caminantes de mi memoria que no te olvida,
que no olvida el tiempo que fue tan nuestro,
y al mirar al suelo en busca de la calma…
fue el sonido quien activó de nuevo la memoria
al resonar tus imaginarios pasos en el asfalto gris
de esta ciudad que es para mi cabeza un infierno.

He corrido tan lejos de los lugares que pisamos y aún así…
sus fauces reclaman este cuerpo a cada minuto sin cesar,
como si buscasen destrozar contigo cada fragmento sano
de este corazón mutilado y agonizantemente herido.

Puedo escuchar el crujir de las puertas de una catedral lejana
que se levanta a mis espaladas mostrando sus colmillos grabados
cada uno con tu nombre en un relieve dorado junto al mío.

Soy victima entonces del tiempo y circunstancias incorrectos,
victima de mis amores por demás erróneos e imperfectos,
victima tuya y de tus mentiras tan hirientes como un cuchillo
a la espera de hundirse profundo en alguna parte de mi pecho.

Y ahora mientras camino por estas calles solamente espero,
espero a que la ciudad me consuma con tu recuerdo,
a que ahogue mi memoria en este profundo mar de la demencia
que profusamente clama… al oído por mi pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario