sábado, 7 de noviembre de 2009

Hombre y mujer.

La verdadera obra maestra.

Al principio éramos uno,
estábamos solos,
yo en mi mundo,
tú en el tuyo.

De alguna forma nos encontramos,
la explicación es innecesaria,
justo como lo es la razón,
pues después de aquel encuentro,
el amor nos gobernó.

Golpeados por el destino,
comenzamos a ser dos,
éramos dos siendo uno,
éramos uno partido en dos.

Yo hombre y tú mujer,
piezas totalmente opuestas,
fragmentos de una obra de arte,
que estando juntas se complementan.

Éramos dos siendo uno,
ahora somos uno partido en dos,
piezas totalmente opuestas,
que juntas forman una obra maestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario