miércoles, 25 de noviembre de 2009

Acto final.

Acto final.

Hoy
las palabras se amontonan en estos versos
donde más que un poema
una queja va naciendo,
seduciendo en ella cada parte
de este oscuro pensamiento.

Letra a letra el veneno de mis venas
hirviendo en el latido de mí pecho
que es coraza eterna
donde se ha podrido el sentimiento.

Palabras sobran justo ahora
más ninguna valdría la pena usarse
porque lo que diga poco importa
hasta llegado el momento de probarse.

En el filo de mi lengua no interesa
más nada que no sea lo correcto,
y es aquí y sin censura entre mis versos
donde yo procedo a deciros libremente todo esto.

“Que la vida es una mierda
y así mismo lo son los sentimientos,
que me vale un bledo si me juzgan,
que me importa un pepino un te quiero”

Hoy no soy más la calma del océano
ni aquel intento de un niño bueno,
no soy ni el amigo casi hermano,
ni el eterno intento de hombre perfecto,
hoy simplemente soy menos que nada
o quizás todo lo que soy a final de cuentas.

Aquí justo ahora…
mis versos en queja son sinceros,
son lo que son y no me da pena,
son lo que son y no son poema.

Al diablo la vida entera de intentos fallidos
y gracias a todos los que en ellos colaboraron,
pero es justo aquí donde me rindo,
es justo aquí donde doy todo eso por terminado.

Así con estos versos me despido
de la forma más pura que he encontrado,
así de simple y sin más
es como yo de aquí me largo.

El intento de humano y pésimo poeta les hace una reverencia,
ha sido un placer el haber compartido este tiempo a su lado,
me voy sin vida y me voy sin aplausos,
pero no se preocupen, la vida ya bastante me ha premiado,
aunque en un último dejo de honestidad de este payaso…
os diré que esta noche preferiría estar ya bien muerto y enterrado.

¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario