miércoles, 25 de noviembre de 2009

60 minutos.

60 minutos.

De nuevo el mismo lugar maltrecho
donde las lágrimas escondidas desbordan
en las barreras del maquillaje su silencio
mientras los ecos de tus voces lamentan
noche a noche 60 minutos de tu tiempo.

Mismo lugar de paredes blancas y sabanas viejas
donde han muerto uno a uno esperanzas y sueños
bajo el tacto ingrato y egoísta de un cielo de piedra
que con las manos acaricias bloqueándote al momento.

Escapando por entre las grietas el tiempo
como escapa la felicidad sin amar o ser amada,
así mismo escapa la vida reservando en ella
cada pétalo de una ya marchita flor aún no entregada.

De tus labios rojos el beso en la almohada
que agoniza el placer ajeno que brindas siendo usada
mientras en llanto tus ojos se quiebran deseando dormir.

Es así que se pintan negras las maltrechas y blancas paredes
manchando de maquillaje a su vez cada una de las sabanas
que vanamente cada noche tu hermoso cuerpo aguardan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario