jueves, 29 de octubre de 2009

Y yo la amo a ella.

Y yo la amo a ella.

Ella ama ver aquellas luces,
por eso odia tanto que amanezca,
prefiere siempre la noche,
pues solo en ella puede verlas.

Sueña con un día volverse una,
para así tejerse ella misma,
en aquel infinito manto negro,
y así adornar por siempre,
el hermoso firmamento.

Pero para mí,
ella ya es una estrella,
se ha bordado en mi corazón
e ilumina mi vida con su belleza.

Le gusta ver el cielo,
y a mí me gusta que lo vea,
pues así como ella ama a las estrellas,
yo la amo a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario